viernes, diciembre 14, 2007

La escena final.

Se escucha en los altavoces de la sala del cine una triste canción que acompaña a los créditos finales de la película que recién terminamos de ver. Yo llevo restos salinos en mis mejillas, huellas de lágrimas, testigos mudos del llanto que la última escena me arrancó, él por su parte muestra una sonrisa forzada para mal disimular su enfado. Abandonamos la sala y caminamos por los pasillos en absoluto silencio.

Rompe el silencio; -tienes unos muy expresivos, dice mientras me observaba por el espejo retrovisor. Hace frió y éste mismo se me claba ya en los huesos, tardo en contestar a su comentario-halago, cuando al fin puedo responderle solo digo “¿sí?, ya me lo habían dicho antes”. Con una mueca que dejaba ver una sonrisa correspondemos al comentario, después nuestra mirada se desvía hacia un automóvil que sale del estacionamiento del centro comercial.

Siento un escalofrío y regreso la vista al retrovisor, solamente mis ojos se reflejan, aprovecho para buscar la expresividad encontrada en ellos por otros, pero no hay nada más que restos de sal. En breve concluyo que la expresividad ha desaparecido segundos antes, en el instante mismo en el que él se fue. Clavo la mirada al espejo retrovisor y allí le abandono; es el lugar donde él apareció por primera vez.

************



Camino a ningún lugar escucho en el automóvil la misma canción triste que acompañaba la escena final de aquel filme, evoco las imágenes llenas de colores proyectadas en la pantalla, las tengo enfrente. La canción taladra mis oídos, las lágrimas acuden al llamado de los recuerdos y nuevamente aparece él…

Acelero, se disipan los recuerdos. Acelero, ya no está. Acelero, ninguno existe. Acelero…

…y muero.

Bajo velocidad, no estoy muerto. Bajo velocidad, respiro. Mantengo el paso, sigo en el camino…


…hacia algún lugar.

5 comentarios:

Vanto Y Vanchi dijo...

¿Has pensado en morir solamente por saber quiénes de todos los que te rodean se soltarían en llanto?

¿quiénes sufrirían más?

¿cuánto tiempo te llorarán antes de que te olviden?

¿cómo te recordarán?

La muerte, cuando se expresa en tiempo presente, parece sinónimo de egoísmo. Y cuando se respira antes de darle el beso, parece medicina.

Diego dijo...

Me quede pensando en mi poeta preferido.. Sabines.. dice "si te vas morir, no agas escandalo ni alvoroto, muerete y ya".

¿Por que, el hombre llora, se destroza cuando muere una persona?, ¿No acaso es el destino del hombre, la muerte?.

La muerte no duele, es la ausencia la quete quema, la quete hace gritar.

La mirada, que describes en tu escrito, quiza la que te describe, no es una persona si no eres tu, el mismo que se describe, la soledad del olvido de la exitencia.

Siempre, me haces, imaginar tantas cosas buenas y malas y hermosas con tus escritos!!

Que tengas buen inicio de semana!!

aaah
y sigo esperando el comentario del poryecto, ya te regreso el aliento? juajaja

Saludos!!

Muegano. dijo...

Hmmm, qué tanto separa el sentirse del estar? La respiración? Me dio la impresión que ese auto lo conducía ya un muerto, y no obstante, en algún momento alcanzo a escuchar su corazón latir y se embelesó por el sonido... ;) Bello!
Gracias por lo que me escribes en el blog, chidísimo!
Abrazos!

Él dijo...

Es extraño que hayan puesto mayor atención a la muerte en este post, no lo escribí pensando en ella. De hecho la segunda parte donde viene la mención de la muerte la agregue después de terminarlo. Al principio eran solo los primeros tres párrafos y fue escrito pensando en el hastío de la autoflagelación. Es por eso que incluí la muerte, como la represtación del fin de esa etapa donde vivía con un ritmo que no soportaba, luego la baja de velocidad representa la calma con la que ahora trato de tomar la vida. No lo puedo explicar por este medio, es más bien en tarde de café….

Champy dijo...

Es el hastío lo que lo mueve... el hastío que lo llevará a tomar desiciones.... y entre las diferetnes alternativas esta esa tan ansiada.

Todos leemos y captamos y proyectamos en la lectura lo que necesitamos o deseamos.

Y es medio terrible esto.

Seguimos vivos para cumplir un ciclo. Nos guste o no.

Y el ciclo es autónomo.