viernes, agosto 10, 2007

Primer acto (Actus tragicus)


Personaje: Él.

En fondo los sonidos del murmullo de una ciudad.
…[Se abre el telón]
Luces en colores cobrizos y amarillos encendidas, tenues, semejando el claroscuro del atardecer de un martes.
El escenario: las calles de una ciudad llena de gente, de extraños.

-Que emoción tan extraña, a pesar de estar rodeado de tanta gente me siento tan solo. Dice en voz alta para sí.

Sigue caminado, en su rostro se refleja la tristeza de quien cree haber perdido todo, su caminar es lento igual al de una persona que encuentra agotada por lo pesado que resulta para los seres humanos en ocasiones vivir. Sus ojos demuestran culpa, se siente culpable, cree que es por él y nadie más que su vida haya terminado. Sus facciones y actitudes lo delatan ante el resto la gente como un asesino, es lo que siente. Ha matado, ¿a quién?, a él mismo. Todo es confusión en sus pensamientos, no recuerda haber cometido el crimen, no hay rastros, no hay testigos, solo él…

La escena del crimen no viene a su memoria. Sigue caminado, no por mucho tiempo, se detiene en la esquina de las “X” e “Y”. Semáforo en rojo…

Al igual que el alto que hizo en su caminar lo hace en sus pensamientos, se encuentra ausente de si. Regresa, habla, quiere ser escuchado:

-No hay crimen, no puede haberlo. Tengo pruebas de que no he matado, quizá lo intente y no logre nada, el corazón duele, el dolor es señal de que aún hay vida. No soy del todo culpable. Pero no me siento mejor...

Como en algunos días de su vida es esos momentos le fue regalada una chispa de lucidez. Continuó…
-… no sé… ¿Me pregunto que perdí? Por qué este sentimiento de pérdida acaba conmigo. Si realidad se perdió para siempre es por que lago existía en mi interior. Lo desconozco. Hace mucho tiempo que deje de saber si había algo en mí, fui lo que los demás quisieron, un títere de la sociedad, una marioneta, un esclavo. Entonces quizá he equivocado el camino, si siento que perdí lo que soy, si fui yo quien se abandono en el andar, debo ser yo quien se busque. Al final, no he matado, he hecho algo peor: Me Olvide de Ser Yo.

La luz cambia a verde, camina, el verde significo para él no solo la oportunidad de continuar camino a casa, sino también la oportunidad de comenzar el viaje a su interior. Su rostro sigue igual, pero su corazón…

1 comentario:

alba alpha dijo...

He quedado atrapada, solo quiero sepas te estaré leyendo.
saludos
Alba