jueves, septiembre 13, 2007

Soñé que era...

Extraño sueño el que tuve la noche de ayer y que enseguida les voy a relatar:

Soñé que era una PUTA, si, así como leen, me soñé como una mujer liviana. Pero antes de relatarlo es mi obligación aclarar que no estoy en contra de las mujeres y mucho menos de las que por necesidad o pasión ejercen tan antigua profesión –no es un escrito para juzgar, o debatir sobre el tema, es solo un simple sueño. Aclarado lo anterior demos inicio a tan singular historia.

La noche de ayer, mientras me cenaba una lata de atún, una disparatada idea brotó en mi mente: “si existe la reencarnación, ¿Qué vidas le tocarían a mi alma en el pasado?, seguro fui puta, jajaja” reí. Termine de cenar y no di importancia mayor a mi comentario, en ese momento no la tenía.

Llegada la hora de ir a dormir, después del ritual nocturno del cepillado de dientes y embarrado de cuanta crema ofrece juventud, detuve la mirada en el espejo para verme, tan sexy con mis calzones rojos, calcetines puestos por eso del frío, mirada de quiero comerte entero, me lancé un beso y susurré frente al espejo: seguro si fuiste puta, una muy vanidosa, materialista, narcisista, paranoica y obvio hedonista. Esa era la segunda vez que la idea estaba presente, nuevamente no tomó importancia y no lo hizo después. Me fui a la cama con todas las ganas de dormir.

Probablemente han escuchado que nuestros sueños así como pueden ser la voz del inconciente, bla bla y mas bla, también pueden ser un simple reflejo de lo que durante el día hicimos o pensamos, cosas como que si nos vamos a la cama con un problema pendiente pues lo soñamos y alguna idea que se nos ocurrió igual puede ser inspiración para nuestros sueños. En fin, lo que quiero decir es que mi sueño seguro se debió a la idea que me vino estando en la mesa.

Antes de soñarme como una cortesana tuve otro sueño, uno muy pequeño, donde yo corría desesperadamente tras una concha (nombre de un pan dulce muy tradicional mexicano), ese sueño lo expliqué a mi ser racional como el resultado de estar tanto tiempo con ésta maldita dieta que ya nos tiene casi en huesos (no es cierto, aún falta). Desperté algo sudoroso, encendí el ventilador y volví a la cama dispuesto a dormir como una piedra. No fue así.

Cuando por fin logre dormir, no como una piedra pero dormí. Comenzó la gran aventura de una puta.

Estando ya en un nivel de ensoñación elevado, sentí despertarme como en una realidad alterna, me encontré en un departamento sentado en un sofá negro de piel, vistiendo un pequeño vestido negro salido de la ultima colección de D&G, zapatillas de animal print (cebra) con tacón alto, un bolso pequeño con el mismo diseño que las zapatillas y con la insignia de Roberto Cavalli, segundos después distingo dentro del bolso un estuche de polvo (maquillaje) de Christian Dior y un labial rojo Channel. Dejo el pequeño bolso en el sillón, me levanto con movimientos muy lentos, sensuales, juguetones, logro ver mi silueta en el espejo de la recamara que da a la sala, soy atraída (por eso de que “inconscientemente” sabia que me soñaba como mujer) por la imagen reflejada de mi cuerpo, en un plan vouyerista de disfrutarme frente al espejo juego con la idea de tocarme desnuda y observar mi cuerpo excitado, el ring del teléfono me lo impide.

El teléfono sonó y hubo que abortar la idea anterior. Contesté, una muy sexy voz estaba del otro lado, era él, todo un hombre, se presentó como el Lic. X quería que confirmar la cita. Soy una puta pensé para mi. Le di la hora y la dirección. Ahora solo había que esperar…

Nuevamente en el sofá estire mi mano para alcanzar de la mesa un libro, uno muy delgado que se encontraba junto a una lámpara estilo minimalista, el libro se encontraba acompañado de una botella de vino tinto y una copa lista para ser usada. Había tiempo suficiente para tomar un poco de vino y leer, se antojaba mucho hacerlo, serví la primera copa y abrí el libro, se trababa de una pequeña recopilación de poemas de Jaime Sabines. Leí lo siguiente: “Todos te desean pero ninguno de ama. /Nadie puede quererte, serpiente, por que no tienes amor, /por que estás seca como la paja seca y no das fruto.” un fragmento del poema Casida la tentadora, no pude terminar el poema por que el teléfono interrumpió nuevamente.

-No puede ser que se haya adelantado, me dije en voz alta. Dude en contestar, leer y beber parecía mas interesante, pero decliné mis intensiones y me puse al teléfono.

-Diga.
-Hola soy yo, R.

Recocí la voz de inmediato, no era de ningún cliente, me quedé en silencio. Era mejor no hablar. Mi corazón se agitó, latió más fuerte, a R me unían lazos más fuertes que una relación cliente-prostituta.

-V, soy yo. R, te he estado llamando y no me contestas, por favor hazlo ahora. Solo quiero que hablemos.

Seguí muda yo no podía contestar, no a él. Colgué, camine en círculos por la sala escuchando el maldito teléfono sonar, no podría ser el Lic. X de eso estaba segura, era R y no quería hablar con él.

Imágenes de R en donde parecía ser un hombre muy irracional y violento vinieron de inmediato, me daba miedo tuviera algún arranque de furia y llegara al departamento mientras me pudiera encontraba ocupada con el Lic. X. No era una escena que quisiera vivir, y menos en mis sueños, solo se me ocurrió salir del departamento y tratar de cancelar la cita con el Lic. X. Tomé mi bolso y metí en él mi celular, un Motorota K1 rojo, saque el labial y retoque mis labios de un color rojo intenso, rojo sangre, rojo pasión. Me di tiempo de coquetearme un poco frente al espejo, tome un abrigo, pues el clima parecía estar fresco afuera, y abandoné el departamento.

Camine por calles que no lograba reconocer, me sentí aterrada. Mientras caminaba, vagando sin rumbo, me reí un poco del reflejo que veía en los aparadores de el algunas tiendas que pasé, me dije que estaba muy alejada de ser la imagen de la puta que personificó Julia Roberts en “Mujer Bonita” y más bien parecía una Samantha de “Sexo en la ciudad”. No era una callejera, yo era una puta de nivel, una cortesana. Vestía bien, tenia clase y cultura, buenos clientes al parecer, un departamento de lujo, finos muebles, bebía buen vino, en fin era una reina del consumismo y materialismo. Era rica, fría y tal vez hasta manipuladora, solo tal vez.

Después de tanto caminar me detuve frente a una plaza, la plaza FC, famosa por albergar durante las noches a prostitutas. No advertí de inicio el lugar en dónde me encontraba, no fue sino hasta tener frente a mí a un automóvil blanco como la nieve. Bajaron el vidrio del lujoso “Mercedes” e hicieron la tan clásica y grotesca pregunta de quienes buscan un poco de placer en esos lugares.

-¿Cuánto cobras?
-Disculpe, yo no estoy aquí por lo que usted busca. Contesté. Que tipo tan corriente y vulgar, pensé, seguro a de ser político.
-La pregunta fue clara. ¿Cuánto cobras?
-Igualmente lo fui yo señor, no soy prostituta, no estoy en venta. La seguridad con que lo dije me convenció de que podría ser cierto, quizá no era prostituta y no estaba en venta.
-Sube al auto. Me gustas tú y contigo voy a coger.
-Adiós.

Di por terminada la conversación.




Camine con mucha prisa tratando de dirigirme a hacia donde hubiera gente y estuviera alumbrado sobretodo, ya que la plaza se caracterizaba además de su vida nocturna por contar con poca luz, los tacones terminaron por ser muy molestos en el trayecto, intenté correr descalza, mi pecho se encontró agitado rápidamente, mi respiración cortada, no avanzaba al ritmo que yo deseaba, era mucha mi tensión. El cuate de aquel lujoso auto no me daba confianza, sus ojos no reflejaban un deseo carnal, eran uno ojos de mirada inquisidora, sus manos le temblaban, reflejo de mucho nerviosismo y el tono de su voz era quebradizo y fuerte, como de quien quiere imponerse pero le cuesta. Un delirio de persecución me invadió.



Me detuve para recuperar mi respiración, noté que si giraba en la esquina de N estaría más segura, el alumbrado era notorio, era una calle con cantinas y bares que con el tiempo perdieron prestigio. Al girar la esquina me tropiezo con R, salía de una cantina, borracho y apasionado (como dice la canción de José Alfredo Jiménez). El encuentro fue igual de sorpresivo para los dos, preguntó que pasaba, porqué me veía tan alterada, le conté a grosso modo el incidente de la plaza y con dulce tono de voz me dijo que todo estaría bien que no me preocupara mas, él me protegería. Yo era su niña y mientras estuviera con él nadie jamás me dañaría. Todo me lo dijo tambaleándose, cayéndose de borracho. Me pidió perdón por el daño que me hizo y cuando trato de besarme: que me vomita. Yo tenía el abrigo abierto. Me vomitó mi vestidito D&G el muy pendejo. No pude soportar más y, me desperté…

10 comentarios:

Morgan dijo...

puta sexy, puta cara, puta fashion,puta cool, puta nice,puta buena, no cualquiera...podria tenerla en mi cama? pero en hombre(i mean you but in your natural body)

y wuakalapor ese cabron que hecho a perder el sueño y le hecho mal estilo a esa puta sabrosa


oye solo una cosita,no quiero ser una costumbre, QUIERO SER UN PLACER!!! UN MUY RICO PLACER PARA TI....

besos humedos y mordelones

Él dijo...

Morgan, eres un PLACER desde el inico de nuetra historia. De hecho debo confesarte que la primera version de mi relato contenia parte de tus post, que tomé sin aviso, luego pensé que tus relatos se merecia seguir tuyos y terminé el mio con un propio final.

eres mi inspiracion cabroncita


Pronto visitaré tu cama. Besos mordelones

Morgan dijo...

uyyyy,muñequito, tu puedes tomar de mis post lo que gustes y te sirva, me gustaria ver la otra version....
si la puedes mandar a mi mail o postearla, seria mejor o como gustes

la sorpresa...espero el mail de este blog sea con el que te conectes...ya que te di de alta en el msn

besos mordelones...estamos en linea

Diego dijo...

ooooh que sueño, una vida de "una señora de la vida galante", magnifico, esos sueños son de los mas exquisitos para el deleite de nuestro inconciente.
oye tengo muchas dudas sobre tu persona, y se que tu anonimato es valioso apra ti, pero mi pinche curiosidad me hace,q ue te diga.. ¡eres escritor?, ¡trabajaso algo relacionado con eso?, ¿estudias algo literatura?, ¿como te llamas? ¿en donde vives?, ¿cuantos años tienes?¿comoe s que escribes tan magnifico?, me facina, todos tus relatos!!.

Saludos, ignora a mi naturaleza, la curiosidad

Él dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Él dijo...

Diego, gracias por tus comentarios. Me subiste el ego al cielo. No soy escrito ni mucho menos, lo que hago es escapar a través de las letras. Lo que escribo es lo que siento, lo que vivo y lo que soy. (falsa modestia? no) Estoy a la ves apenado por tus comentarios por que ni yo me la creo. muchas gracias de nuevo

El Homo Rodans dijo...

fascinante sue�o er�tico, en especial por la abundancia de detalles, un tanto rom�ntica la cosa, por aquello de la idealizaci�n a las sexo servidoras (�canoniz�mos a las putas! dir�a un sabines jubiloso).

ya mencion� ast� el componente de psicolog�a profunda que poseen los sue�os y dem�s teor�as, no viene al caso interpretarle la fantas�a.

me atrae el tema de los personajes marginales, de hecho creo que en los �ltimos a�os encuentro una exquisita humanidad en �stos, son espejos que proyectan pedazitos de uno mismo. si he de confesarle algo, le dir� que me gusta entrar en los arrabales, entonces me bebo una cerveza y estoy al pendiente de todo lo que sucede a mi al rededor, con discresi�n, un detalle, un comentario, un personaje que entra, son casi siempre el parteaguas con el que mi mente desata la imaginaci�n y una vez trazada una micro historia, por fin, como una gema, encuentro la similitud de mi vida con la de aqu�l personaje que pas� ante mis ojos.

gracias por su visita y sus c�lidos (que no h�medos) comentarios. nos leemos pronto.

reciba un abrazo con aroma de caf� desde la huaxteca hudalguense.

Morgan dijo...

hola muñequito, te he extrañado mucho..espero saber pronto de ti, espero y te estes portando bien,...

te dejo bsitos chiquitos,picarescos y mordelones...sin olvidar los besos de pezon...mmmm

Diego dijo...

ya lo vengo a molestar otra vez.. haber si me puede hacer un trbajito, se lo deje en mi blog

Morgan dijo...

que bueno que regresaste, y en muy buen momento...que mala onda que pasate antes a mi blog....pero puedes pasar otra vez...

hay un regalito para vos

besos chiquitos,humeditos y mordelones